Propositos saludables para empezar el año

adicción a la marihuana
Adicción a la marihuana
7 junio, 2022
Show all

Propositos saludables para empezar el año

Propósitos saludables para empezar el año

Es muy habitual fijarnos metas y propósitos saludables para principios de año. Las Navidades marcan un antes y un después en la decisión de corregir ciertos hábitos que por inercia, contraemos y claramente están perjudicando nuestro organismo. La mejor opción para el cambio es que la mente se fije una meta con una fecha definida. Así, emprenderá las acciones más adecuadas y ayudará a una mejora de nuestro estado físico y mental.

Y es que, parece que necesitamos de estas fechas, que son muchas veces de excesos, para darnos cuenta que necesitamos cambiar algunos patrones de conducta. Hábitos que tienen que ver con nuestra alimentación, nuestro consumo de substancias toxicas o la falta de ejercicio.

Los propósitos saludables más habituales

¿Quién no se ha planteado propósitos saludables para empezar un nuevo año? Incluso a mitad de año, porque nunca es tarde si la dicha es buena. Hay que luchar por los sueños y por conseguir todo aquello que uno se propone. Por ello, tomar como punto de partido el año nuevo es una buena forma de poder medir resultados y hacer posteriormente un balance a finales del mismo para ver si hemos cumplido nuestro objetivo. Seguro que te suenan los siguientes propósitos saludables más recurrentes. ¿Ya has puesto en práctica alguno?

Dejar de fumar

El tabaco sigue siendo el causante de más de sesenta mil muertes al año en España. Además, casi un treinta por ciento de la población adulta lo consume. Y, por desgracia, los más jóvenes, actualmente, están incrementando las tasas de dependencia que había en esa misma franja de edad hace diez años. Es por ello que los consumidores de tabaco se ven en la necesidad de tomar la decisión de dejar de fumar lo lo antes posible. Las Navidades con todos los requerimientos sociales no suelen ser una buena época para dejar el tabaco, pero una vez pasadas las fiestas son muchos los que deciden intentarlo.

Comer más saludable

Otro de los propósitos más saludables que al final, acaba dejándose y es que, la forma de alimentarse en España también está sufriendo muchos cambios. Los productos frescos como las frutas y las verduras están siendo sustituidos por la comida rápida de la cultura americana. Hamburguesas y pizzas están invadiendo nuestro mercado, sobre todo en la restauración, son comidas baratas, sabrosas y de fácil digestibilidad. Pero claro con un alto grado de aporte de calorías a nuestro organismo, que no es capaz de asimilarlo con tanta rapidez y se ve obligado a convertirlo en grasas.

Es por ello que urge, en muchos casos, hacerse una planificación tanto de compras como de comidas para estar más vigilante con este tema. El área mediterránea es una zona privilegiada en el campo nutricional, donde puedes encontrar una amplia diversidad de comida sana como las frutas, verduras y legumbres.

Hacer más ejercicio

Nuestro cuerpo con el paso de los años tiende a perder masa muscular y a contracturarse. Nuestra energía va disminuyendo y las ganas de movernos también. Además, en este mundo cada vez más digitalizado, casi no necesitamos desplazarnos para obtener nuestras necesidades básicas. Con un golpe de clic podemos realizar la mayoría de las tareas que nos hemos impuesto.

Es por esto que cada vez realizamos menos ejercicio físico de forma natural. Actividades como andar se van perdiendo por las prisas y por la introducción de infinidad de métodos de transporte. Los gimnasios incrementan su número de afiliados enormemente a principios de año, incluso ofrecen tarifas mucho más económicas si te inscribes por al menos seis meses. Pero son pocos los que tras dos o tres meses continúan asistiendo a estos gimnasios de forma habitual. ¡De todos es sabido!

De lo digital a lo analógico

Estamos viviendo una evolución en el comportamiento de nuestras actividades. Vivimos pegados al móvil y estamos pendientes siempre de él. Tenemos una vida en paralelo. Una vida virtual en la que las noticias, las redes sociales y las aplicaciones obtienen una media de 5 horas de nuestro tiempo. La socialización tiende a hacerse más por este medio y cada vez disminuimos el vernos físicamente con otras personas, interactuar directamente o generar conversaciones más fluidas de ida y vuelta. Es una tendencia irreversible y las próximas generaciones lo van a ver cada vez más acentuado. El darse cuenta de la situación es el primer paso para tomar medidas oportunas.

Chico cumpliendo sus propósitos saludables

Año nuevo, objetivos nuevos

En general, es en los últimos meses del año, es cuando las personas deciden cambiar ciertos hábitos perjudiciales y se plantean propósitos saludables. Los últimos días de diciembre, cuando la familia se reúne de forma más intensificada, es también una fuente de análisis y de compromisos para que los cambios beneficiosos se produzcan.

Con los propósitos saludables claros para principios de año, el cerebro necesita programarse una fecha para poder emprender el cambio. Los psicólogos defienden que a base de interiorizar, cuando se va a producir, nos prepara de forma más eficaz para acometerlo. Hay que saber que el cerebro tiene una parte consciente y otra inconsciente y que, los malos hábitos normalmente, dominan la parte del subconsciente, arraigándose con fuerza en la parte que menos control tenemos. La consciente es la que tiene que guiar los comportamientos y hacerle ver a nuestra parte más irracional lo importante de realizar ciertos cambios de tiempo en tiempo para poder tener capacidad de mejora.

El ser humano ha ido evolucionando desde la prehistoria adoptando las costumbres y los conocimientos que más le beneficiaban para mejorar como especie. Han ido surgiendo con el paso de los siglos comportamientos que temporalmente se ponían de moda y que se instalaban en el proceder de esa cultura sin apenas darse cuenta. Ha sido normalmente la experiencia de la gente y en muchos casos, la ciencia, la que ha conseguido hacer ver qué era lo más beneficioso en cada proceso.

Por eso, muchas investigaciones y estudios han podido hacer disminuir o desaparecer muchas de ellas. Pero cada tiempo trae otros nuevos malos hábitos que por mucho que los científicos los identifiquen y los estudios los avalen, van intrínsecamente ligados al desarrollo humano. Es aquí donde la parte individual debe tomar las riendas de cas situación particular y promover un cambio que solo desde la más íntima voluntad interior podrá realizarse individualmente con éxito. ¿Estás preparado/a? ¿Lo conseguirás?