¿Qué hago si tengo ansiedad al dejar el tabaco?

tabaco y alimentación para no engordar
Tabaco y alimentación, aliados a tener en cuenta
2 enero, 2018
comer manzanas, no es fácil perder peso
¿Por qué no es fácil perder peso?
13 febrero, 2018
Show all

¿Qué hago si tengo ansiedad al dejar el tabaco?

ansiedad al dejar el tabaco

Muchos de los fumadores tienen miedo a dejar el tabaco por el hecho de que puedan pasar por momentos de ansiedad críticos. Esta situación genera una barrera mental que impide tomar una decisión rápida y tajante, y de esta manera, el sufrimiento se prolonga y los motivos que tenemos se desvanecen para dar paso a un bloqueo mental que no sabemos superar.

¿Ansiedad al dejar el tabaco? Tranquilo/a

Es cierto que,  al ansiedad al dejar el tabaco tiene varios aspectos a considerar:

  1. La ayuda que recibamos siempre será positiva.
  2. La incertidumbre ante el cambio genera muchas veces esa ansiedad.
  3. Ya de por si el ánimo es normalmente variable en las personas, eso hay que asumirlo.
  4. El temor a sufrir es el origen de mucho desasosiego.

Tenemos que aceptar que el tabaco hace muchas veces un papel de acompañante, de compañero, de apoyo ante situaciones y una vez que lo dejamos creemos no ser capaces de afrontar esas mismas situaciones. La ansiedad al dejar el tabaco nos paraliza. Pero nada más alejado de la realidad, será esa misma decisión la que nos afiance nuestro comportamiento, pasando a ser  día a día cada vez más fuertes.

La vinculación emocional con esta dependencia es la que a veces genera esa ansiedad al dejar el tabaco. Por eso se recomienda muchas veces sustituir ese hábito por otras costumbres que nos ayuden a superar de una forma más eficiente esos momentos.

Es una decisión en la que hay múltiples connotaciones a tomar en cuenta pero básicamente se basa en ser tajantes al iniciar el camino y no mirar atrás.

Con el tiempo veremos que la ansiedad al dejar el tabaco tiende a bajar progresivamente, nos acodaremos cada vez menos y nuestra satisfacción y optimismo irá gradualmente en aumento. Cuanto antes se tome la decisión, mejor, porque sino cada vez se afianza más en nuestro comportamiento y por nuestra rigidez natural y zona de confort adquirida nos cuesta cada vez más tomar decisiones.

Se aconseja también que informemos de nuestra decisión de dejar el tabaco a las personas que se relacionan con nosotros en el entorno laboral, familiar y de amistades para que conozcan en que proceso estamos y nos ayuden en la medida de lo posible. Sabemos que podemos tener cambios de ánimo, que durante unos días estaremos quizás más susceptibles pero los más allegados deben de asegurarse que nuestro estado de ánimo no decaiga y que el objetivo final valdrá la pena.

//]]>